La relación de pareja es el área en la vida donde más vives el amor o donde más vives conflictos, dolor y sufrimiento.  Muchas personas van por la vida buscando a lo que es conocido como “la media naranja”. Sin embargo, personalmente tengo conflicto con ese concepto, ya que implica que cada persona dentro de una relación está incompleta, está a la mitad, y necesita de alguien más que la complete.  Y es justamente eso lo que te quiero compartir el día de hoy.

Aunque hay muchas razones de por qué no tienes la pareja que quieres, vamos a ver algunas importantes.

Estás [email protected]

No hay forma más rápida para alejar a alguien que necesitarlos. Y hay una gran diferencia entre QUERER una pareja, o NECESITARLA.

Cuando dices “necesito o me urge” estás en un estado emocional donde te sientes incompleto, hay un vacío interno, y necesitas una relación para ser feliz, para sentirte amado, para no estar solo. Es aquí donde está muy arraigado la idea de la media naranja, que significa que encontrar a esa pareja ideal va a hacer que sientas lo opuesto a todo eso: completo, amado, y feliz.

Aunque suene lógico, la verdad es que una persona con autoestima sana va a HUIR de personas que los hacen sentir como si solo fueran una oportunidad para llenar un vacío. Aunque en el romanticismo se nos hace pensar que esto sería ideal, personas de alta autoestima saben que solamente puedes sentir amado, completo y feliz cuando has hecho el trabajo que requiere sentirte así. Todo lo demás es pasajero.

Solución: Esta necesidad viene de una autoestima baja. Si sientes que hay algo que te falta por dentro, no se va a “rellenar” con algo externo. Es algo que tienes que trabajar en ti, llenar en ti, completar en ti.

En vez de sentirte mal por ti mismo, conmiserarte, o lamentarte “de tu mala suerte”, mejor toma la oportunidad y créate en una autoimagen y autoestima sólida y con mucho amor propio. 

Eres muy selectivo

Tienes una idea muy alta de lo que quieres, o lo que sería “tu pareja ideal”, y no estás dispuesto a tener una relación que no le llegue a esos zapatos invisibles.  Y es justamente eso, invisible! Porque no hay persona en este mundo que sea exactamente como tú imaginas a tu pareja ideal, esa idea solo está en tú cabeza. En el mundo solamente hay personas, con errores y aciertos, con características positivas y negativas; no hay personas perfectas.

Más a profundidad, ¡el problema es que a veces ni te das la oportunidad de conocer a alguien e inmediatamente los rechazas porque no son como TÚ quieres que sean!

Hoy en día tenemos muchos malentendidos e ideas de pareja que no son realistas. Tenemos ideas de cómo DEBERÍA ser el amor. Nos han dicho que el amor lo puede todo, pero el amor por sí solo no crea una relación saludable y positiva. Es algo en lo que tienes que trabajar, en conjunto con la otra persona, en su comunicación, en la aceptación mutua de los aspectos negativos de la persona, en negociar, haciendo acuerdos claros, tener metas en conjunto, y en mucho, mucho más. 

A todos gusta esa idea del príncipe azul que viene a salvarnos, o la princesa más hermosa de todo el reino, y queremos sentir esa emoción de enamoramiento y perdernos completamente en ello. Y si no sentimos eso en la primera cita, descartamos a esa persona “porque no hubo chispa”.

Otro pensamiento muy negativo, es cuando decimos “mejor solo que mal acompañado”. Porque cuando lo llevas a un nivel muy extremo, descartas a personas que son realmente maravillosas, porque tienen algún tipo de “falla” que evita que sean tu persona ideal. Y se pone peor, porque a veces entre más esperas a que esta persona invisible llegue, menos abierto estás a bajar un poco tu exigencia y abrirte a otras posibilidades.

Ahora, está bien tener estándares y una buena idea del tipo de pareja que quieres, pero también es importante ser flexible y darte cuenta que pueden crecer juntos.  Y también cuidarte de no ser muy superficial, tal vez no es el más guapo del mundo, tal vez no te gusta que usa mucho maquillaje, pero esas cosas no te dicen QUIÉN es esa persona, y por dentro, podría ser una persona maravillosa.

Solución: Haz una lista de 3 cualidades imprescindibles que necesitas en tu pareja. Y que no sean como “que haga mucho dinero, o que tenga un cuerpo escultural”, sino más bien como que sea honesto, directa, trabajadora, etc.  También anota 3 características que no vas a tolerar, por ejemplo que sea alcohólico, que sea derrochadora, o que trate mal a su familia.

Y ahora, haz una lista de estas mismas características y cualidades en ti. ¿Eres tú ya así al nivel en que estás pidiendo que sea tu pareja? Y si la respuesta es no, o más o menos, entonces hay cosas que trabajar. 

El enfoque es que TÚ te vuelvas la persona con la que te gustaría estar, que tú seas honesto, íntegra, que seas excelente en tu comunicación. Y estas cualidades son fundamentales, no solo para relaciones de pareja exitosas, sino para una vida feliz y de autorrealización.

Finalmente, puedes reconocer que todos estamos cambiando constantemente. A veces, descartamos a personas en la primera cita porque son tímidos, o no saben hablar de diferentes temas, pero muchas personas tienen problemas en dejarse ser ellas mismas hasta que agarran confianza y entonces se muestran como son realmente. Así que es posible que tal vez no sientas una conexión intensa la primera vez, pero tal vez dándole otra oportunidad, de salir como amigos, de ir a caminar a un parque, reconozcas más cosas positivas en esa persona. 

Finalmente te dejo con esta pregunta, ¿Por qué quieres a esa pareja? 

¿Para llenar un vacío,  para sacarte del aburrimiento o para presumir que tienes una pareja perfecta? 

Te invito a encontrar tu motivación principal para tener pareja y luego asegurarte que esa sea con un fin positivo, no solo para ti, si no para la otra persona.  ¿Cómo sería querer una pareja para tener con quién crecer en conjunto? O tal vez, tener a una pareja con la que pueda lograr metas en común. O tal vez, tener una pareja para tener con quién compartir todo mi amor y mis cualidades positivas.

Encuentra tu motivación verdadera, y permite que sea una motivación basada en amor, en crecimiento y en vivir una vida de disfrute al lado de una persona que comparta esos mismos valores. Es entonces que toda tu área de pareja va a cambiar.