La traición en una infidelidad te lastima mental, emocional y físicamente.

Alline Powell

No hay forma de escapar, si tu relación ha sido impactada por una infidelidad, vas a estar atravesando una de las experiencias más increíblemente dolorosas que puedas vivir.

Los psicólogos han descubierto que la confusión y desorientación que se vive en una infidelidad se asemeja al trauma de sobrevivientes de desastres naturales. A excepción de la muerte de un hijo, no hay otro problema en las relaciones de pareja que sea tan doloroso como el descubrir una traición. Igual que en las víctimas del trauma, no es inusual que las personas engañadas revivan en su mente, una y otra vez, eventos “benignos” que ocurrieron durante las semanas, meses, o años en que la infidelidad también estaba ocurriendo. Por ejemplo, ¿Realmente estaba trabajando hasta tarde o estaba con su amante? Y esa vez que dijo que se le había ponchado una llanta ¿era verdad?

Todos los días trabajo con personas que han sido profundamente traumatizadas al descubrir una infidelidad, tanto que con mucho esfuerzo a duras penas pueden funcionar en su día a día. Muchas veces tengo que “normalizar” su dolor y recordarles que una reacción de tanto dolor no es rara, y de hecho es esperada, ante tal traición.

El proceso de sanar y liberarte de este trauma puede volverse algo aún más doloroso y prolongado cuando aceptas consejos bien intencionados, pero mal guiados de amigos y familiares. Por ejemplo, he escuchado que se recomienda a las parejas que se dejen de enfocar en la infidelidad y sigan adelante con sus vidas. Se les recomienda que dejen de “revolver el lodo” contando los detalles de la infidelidad porque esto puede herir más a la persona inocente. La pareja infiel, por la vergüenza de su acción, se aferra a este consejo, creyendo que simplemente están protegiendo a su pareja de los detalles dolorosos de la otra relación.

En realidad, la ignorancia no es una bendición. He encontrado que para la mayoría (pero no todas) de las parejas, el proceso de sanación del trauma de la infidelidad se acelera cuando todas las preguntas de la persona engañada son suavemente, pero completamente, contestadas, sin preocuparse de no herir sus sentimientos.

Aunque nadie conscientemente escoge vivir el dolor de una infidelidad para entrar a terapia, he encontrado que no es raro que la persona engañada reconozca que enterarse de la relación secreta de su pareja fue una de las cosas más maravillosas que le han ocurrido en su relación. Ya no me sorprende cuando me dicen que descubrir el terrible secreto resultó ser una bendición encubierta. Claro, esto es solo una vez que han sanado de este doloroso evento.

Para muchas parejas, el descubrir una infidelidad es fuerte despertar, la gota que derrama el vaso, que finalmente las motiva a enfrentar problemas no resueltos de la relación que habían estado ignorando por años. He tenido parejas que reportan que una vez que han trabajado a través de todo el dolor de la infidelidad, por primera vez pueden disfrutar de una relación amorosa e íntima que temían que nunca iban a poder lograr.

Sin embargo, antes de poder lograr eso, tuvieron que enfrentar el gran dolor que te golpea al centro de tu ser, justo en la base sobre la cual has construido toda tu relación y tu vida. Si sientes que a pesar de todo este dolor extremo, te gustaría saber porqué te está doliendo tanto y comenzar a moverte hacia una sanación y liberación, y puedas continuar tu vida (con o sin tu pareja), te invito a continuar tu crecimiento en mi clase online ¿Por qué duele tanto una infidelidad?

Para mi será un honor poder guiarte a través de un dolor que conozco muy bien, porque yo también lo he sufrido y he logrado salir de él con más sabiduría, más felicidad y con más amor por mí.

¡Te espero!


Leave a Reply