Se requiere de una cantidad dedicada de tiempo y energía para construir relaciones de negocios fuertes, duraderas y resistentes- que soporten todas las diferentes pruebas por las que pasa una relación de negocios.

Muchas personas dicen que el éxito de un negocio tiene que ver con la calidad del producto (lo cuál sí es importante), pero al final de cuentas es la relación que tienes con el cliente y con otras personas asociadas lo que realmente va a hacer la diferencia.  Aunque las relaciones son una parte integral y necesaria del éxito, muchas personas no quieren hacer el trabajo que requiere hacerlas funcionar. Muchas personas dicen no tener tiempo, algunas no tienen paciencia, otras usan máscaras y tratan de crear éxito en su vida desde aquí.

Por lo tanto quiero advertirte algo: 
las relaciones de negocios de larga duración no suceden de la nada, no se desarrollan sin dedicación y trabajo constante.

Tu equipo de trabajo debe de ser un grupo de personas calificadas y seleccionadas en quienes puedes depender, confiar, recibir apoyo, retroalimentación, dirección y guía. Y ellos tienen que sentir lo mismo de ti. Tenemos que encontrar el balance entre tomar y dar.  No solo debemos dar y no solo debemos tomar, necesitamos ambos.

Ahora estos principios no solo te dan gran resultados en relaciones de negocios, pero también en tu área de pareja, con tus hijos, con tu familia y con tus amigos. Las relaciones humanas son el lugar donde más ves los resultados de tu trabajo interno. Si tienes relaciones en conflictos, lucha, o energía negativa, entonces te están indicando que es importante que des atención a tu mundo interno.

Regresando a los negocios, lo primero que es importante comprender es que necesitas encontrar gente maravillosa con quién hacer negocios y esto puede llevar su tiempo. Muchas personas tienden a ser demasiado abiertos o confiar demasiado rápido y esto les puede llevar a tener grandes decepciones. Por lo tanto, la selectividad, consistencia e involucración son esenciales para encontrar gente maravillosa y crecer relaciones con ellos.

Es hora compartir algunos principios para construir relaciones de negocios en el mundo profesional de hoy. Pon mucha atención.

  1. Sé auténtica.
    Suena bastante sencillo, ¿no? Sé quien eres y acepta a los demás como son.  Es fácil crear un personaje falso, o poner máscaras, especialmente si haces trabajo en línea, pero esa no es una manera de comenzar una relación y puede resultar ser algo negativo cuando las personas están buscando compañías u oportunidades de negocios.  El ser comunica. No es algo tangible, es una experiencia que sientes, que sospechas, como si algo no estuviera bien con esa persona. Encuentra a las personas y compañías con las cuales sientes una conexión natural y facilidad al comunicar y con quienes sientes que tienes cosas en común. Al ser auténtica, puedes acelerar la conexión entre personas y ayudarte al éxito.



  2. Identifica las metas y valores en común.
    Siempre estamos buscando personas en la vida con las que compartimos metas y valores. ¿Son honestos, amables, inteligentes, y serviciales? ¿Cómo tratan a otros?  Aquí estoy hablando de su carácter ético. ¿Respetas naturalmente a esa persona? Lamentablemente, en el mundo de los negocios es muy común que una persona se presente de una manera solo para tomar ventaja de otras personas una vez que tiene su confianza.  Así que es posible que no compartas puntos de vista con todos, pero sí es importante compartir valores de ética. No sobra mencionar que es importante que tú seas un ejemplo de estos valores también, ya que muchas personas suelen exigir lo que no dan. Crear relaciones de negocios con personas que tienen la misma meta es fundamental para el éxito.

  3. Sé una persona confiable.
    La confianza en otros es algo que también se va desarrollando, a menos que alguien ha sido referido por alguien más en quien confías plenamente (y aún ahí sugiero caminar con cuidado). La confianza en alguien y en ti misma se demuestra a través del tiempo y a través de diversas actividades y experiencias. Sé paciente, selectiva y observa cómo se comporta la gente. Por supuesto, asegúrate de llegar a tiempo a tus compromisos (10-15 mins antes es lo ideal), si quedas en hacer o mandar algo, cumplelo, si pides dinero prestado págalo en su momento o negocíalo. Sé una persona confiable.

    Ten mucho cuidado de nunca buscar sacarle ventaja a una persona o a una relación. Nunca. Ni hagas que piensen que serías capaz de hacer eso. Esta es la manera más rápida de arruinar una relación y crear una mala reputación que puede lastimar otras relaciones. La clave para construir confianza en una relación es ser honesto. Cuando estás dispuesto a soltar tu autointerés para ayudar a alguien más, las otras personas reconocen que pueden confiar en ti.  Haz cosas de la mejor manera y asegurarás que tus relaciones se hacen cada vez más sólidas.



  4. Comparte tu vulnerabilidad.
    Hay un gran malentendido que vulnerabilidad es igual a ser débil, y no hay nada más alejado de la verdad. La verdad es que somos seres humanos y vivimos problemas, retos, dificultades y cambios constantes. Cuando mostramos nuestra vulnerabilidad también estamos siendo auténticos. Si me presentas a alguien que te dice que superó retos con mucha facilidad y no hay necesidad de pasar por eso, yo dudaría mucho de esa persona.  Algo que sí hay que poner mucha atención: también no se trata de compartir con todos ni hacerlo público, asegúrate de usar un buen criterio cuando te abras a ser vulnerable. Las personas se tienen que ganar tu confianza.

  5. Defiende a los que no están presentes.
    Desafortunadamente el chisme y hablar mal de otros es algo que está muy permeado en nuestra sociedad y en las personas. Muchas personas buscan falsamente elevar su autoestima hacer a otras personas parecer menos (por eso chismeas o hablas mal de alguien). Por lo tanto, demuestra tu lealtad y tu integridad al defender a las personas que no están presentes, o por lo menos al no participar en hablar mal de ellos.  Es realmente muy negativo ver a una persona hablar mal de alguien más y más aún cuando estamos hablando de negocios. No lo hagas. Y si reconoces que hay personas que hacen eso en tu presencia, te invito a reconsiderar qué dirán de ti cuando tú no estés, y en base eso decidas si quieres continuar participando con ellas o no.

  6. Mantente al tanto de las personas.
    Suena como algo muy simple, pero en este mundo ocupado se nos olvida o no le damos importancia.  Las relaciones requieren mantenimiento. Si no hablas con alguien en meses puede desaparecer de tu radar, o puede que cuando los necesites no salten inmediatamente a apoyarte
    Llevar récords de las personas que has conocido que te pueden apoyar en tu negocio y mándales un mensaje de conexión de vez en cuando. A veces un simple “hola, espero que todo vaya muy bien en tu negocio” es suficiente para darle energía a una relación. Ahora, es especialmente importante que si eres de las personas que tienden a olvidar hacer llamadas, o peor aún, a regresar llamadas, mensajes o correos, asegúrate de utilizar una herramienta de recordatorio o un calendario para recordarte estas cosas.



  7. Ábrete a una conexión más personal.
    Si realmente quieres conocer a alguien, invítales un café para poder hablar personalmente, de uno a uno. Interesate por su persona, por su vida, por sus logros y mantente abierta a compartir experiencias, ideas, puntos de vista, o simplemente conocer su historia. Mostrar interés en otros es un paso que te ayuda a crecer el respeto y edificar una relación de negocio.
    Una actitud que debes evitar es aparecer pretencioso. La pretensión no te lleva muy lejos porque las personas así siempre están hablando de sí mismas, es una forma de tapar una baja autoestima. Sé un buena escucha, haz preguntas, escucha lo que tienen que decir y muestra un interés genuino en ellas.

  8. Planea algo divertido juntos.
    ¡Los negocios no tienen que ser serios y aburridos! Si ves una oportunidad de salir y hacer algo divertido juntos que tal vez no tiene nada que hacer con el trabajo, tómala. Música, arte, entretenimiento, naturaleza, eventos de servicio, son formas divertidas de salir y conocer diferentes lados de las personas. Sin mencionar de algunas conversaciones y risas memorables que pueden surgir de pasar tiempo juntos.



  9. Suelta las expectativas.
    Entra a las relaciones con una mente abierta, con una realidad bien plantada y cuídate mucho de no suponer cosas.  Las personas solo son los que nosotros pensamos que son basados en nuestras interacciones con ellas. Uno de los mejores consejos que he recibido acerca de las relaciones es: acepta a las personas como son, no como quieres que sean. Si tienes ideas preconcebidas de las personas, te estás dirigiendo a una gran decepción.

  10. Celebra los éxitos ajenos.
    Olvídate de celos y competencias. Si observas que tus competidores tienen resultados, asegúrate de no alimentar la envidia, al contrario, celebra que hay personas teniendo éxito, así como tú también lo quieres tener. Si son personas conectadas a ti y te enteras que recibieron una promoción, cambiaron de profesión o lograron algo grande en su vida o negocio, ¡celebra con ellos! Mándales una nota o mensaje felicitándolos y asegura hacerlo en persona si los ves.

    ¡Celebra los tuyos también!



  11. Ofrece algo antes de pedir algo.
    En la última década se ha hecho cada vez más popular un cambio que está sucediendo en las ventas y el mercadeo, y se está volviendo una norma de los negocios y el mercadeo “servir es la nueva venta”.

    Cuando educas, ayudas y/o inspiras a otras personas con tu experiencia y expertise, construyes una fundación de confianza que permea en tus relaciones. Cuando compartes tu blog, creas contenido, das pláticas o webinars, escribes un e-book, participas en eventos, estás sirviendo y ayudando.

Como podrás ver, hay muchas cosas que puedes hacer para crear relaciones de negocios sólidas y duraderas. Y aunque ya lo dije ante de otra manera, la confianza es el ingrediente principal para, no solo relaciones de negocios positivas, sino cualquier relación en tu vida.

Te invito a hacer de tu trabajo interno uno de los más grandes enfoques en tu vida, ya que de aquí se desprende que aplicar todos estos principios sea natural y armonioso.