No importa cuánto tiempo has estado con tu pareja, 3 meses, 6 años, o más de 4 décadas, el crear acciones románticas puede apoyar a quitar monotonía que puede resultar de la costumbre a estar con una persona.

Aunque hay muchas películas que te inspiran a grandes cosas que puedes hacer, como regalarle un ramo de rosas enorme o una caja de chocolates, en la vida real esas cosas – aunque son lindas – no siempre son lo que realmente se necesita.

Es importante comprender que hay una formula para ser una persona más romántica e incluye ingredientes como amabilidad, atención, afecto, tener conversaciones profundas y abiertas, y una mezcla de actividades compartidas. Todo esto también lo podemos llamar como “tiempo de calidad”.

También es importante voltear tu mirada a ti mismo y reconocer si te consideras una persona romántica y si no, pues entonces cambiar tu autoimagen para serlo. Todas las ideas o sugerencias del mundo no te van a ayudar si decides no analizarte y comprenderte. Las personas que buscan las razones de porqué su relación es importante y cuáles son sus metas crean la motivación necesaria para lograr esas metas – incluyendo crear cosas nuevas dentro de sí mismos.

Por lo tanto, te invito a considerar estos puntos para ser más romántico como un punto de partida para reconocer las formas en que puedes contribuir más amor y energía positiva a tu relación.  

Primero, decide ponerte a trabajar – en ti mismo.

Antes de enfocarte en tu pareja, pon atención en ti, porque una persona feliz va a crear felicidad para su pareja también. Busca cosas que sigues cargando, que te lastiman, que impiden el disfrute de tu tiempo presente. Sé honesto y verifica si realmente estás haciendo algo para manejar los problemas que tengas como depresión, ansiedad, baja autoestima, eventos dolorosos en tu pasado, etc. También es importante reconocer si hay ciertas habilidades que puedes desarrollar o afinar, como una comunicación efectiva, escuchar con atención, o ser más responsivo a las necesidades de tu pareja.

Te recomendamos el libro “Comunicación no violenta” de Marshall Rosenberg

Den atención total a su comunicación.

Cuando sea posible, toma el tiempo y el amor para darle a tu pareja el 100% de tu atención cuando quiera hablar contigo. Deja tu teléfono, deja el celular y voltea a ver a la cara a tu pareja cuando te llame por tu nombre. Haz conexión con sus ojos, conecta con lo que siente y hazte presente.  Que tu cuerpo y energía comunique “aquí estoy, escuchándote, y lo que quieres decir es importante para mí”.


Planeen una actividad divertida en pareja, una vez por semana.

Si ya pasaron la etapa de enamoramiento (o de luna de miel), un método sencillo para mantener encendida o reencender la flama es buscar hacer algo nuevo juntos. No tiene que ser algo grande como aventarse de un paracaídas (¡aunque lo recomiendo!), pero actividades sencillas como ir a un pueblo mágico juntos y comer en un lugar nuevo, o tomar una clase de pintura juntos, puede incrementar la conexión y la pasión entre ambos.  Otro resultado de esto, es que comienzas a asociar diversión y emoción con estar con tu pareja.

Aún cuando tienen hijos juntos, dar tiempo específico para su relación es sumamente importante para cuidar la conexión.

Celebren sus éxitos, aún los más pequeños.

Es importante que tu pareja sepa que sus logros o éxitos merecen ser celebrados, que son cosas importantes que suceden en su vida. Hacer esto tiene un efecto positivo muy importante, tanto como apoyarlos en momentos de dificultad.

Puedes crear una cena especial, o escribirles una tarjeta como manera de mostrar tu emoción por su logro.


Creen o renueven su compromiso.

Piensa en las cualidades y experiencias que hicieron que quisieras estar con esta persona y luego reconoce las formas en que se complementan contigo. ¿Qué compromisos te gustaría hacer para cuidar esta unión?

Sean pareja o matrimonio, poner por escrito su compromiso hace que reconecten en el reconocimiento de lo que aportan uno al otro. En una noche de cita, léanse sus compromisos uno al otros y platiquen de qué sienten y qué significa su relación para cada uno.


Creen conversaciones creativas.

Hablar de temas cotidianos, como el trabajo, la política, chismes, cosas de todos los días, hacen que hasta las citas más especiales se vuelvan monótonas.  Algo importante a hacer es hacer preguntas inesperadas como “¿en qué piensas cuando vas camino al trabajo (que no sea el trabajo)?” O “¿qué cualidad en mi aprecias más (para que la puedas expresar más frecuentemente)?” Incluso funcionan preguntas tiernas como “si fueras un superhéroe, ¿qué súper poder te gustaría tener?” 

Te comparto este artículo sobre un estudio realizado por el psicólogo Arthur Aron sobre el enamoramiento, donde da muchas preguntas que funcionan para generar intimidad.

Vuélvanse amigos de otras parejas.

Aunque requiere tiempo y energía, cultivar amistades cálidas e intimas con otras parejas puede hacer que se unan más. Apoya a crecer sentimientos de apoyo mutuo y los abre a tener conversaciones más profundas que tal vez no tendrían de otra manera.


Regularmente, díganse qué aman uno del otro.

Muchas personas reportan sentirse no apreciadas o no reconocidas en su relación y la verdad es que no cuesta mucho ser agradecido. Expresar gratitud por una persona muestra que reconoces y aprecias las cosas que hace. Tal vez aprecias su amabilidad, o la manera que se despiertan en la mañana felices y listos para atender sus responsabilidades.

Busca ser específico con las cualidades que valoras para mostrarles que si los ves, los aprecias, y los reconoces.

Darle cumplidos también es importante, reconoce cuando hacen o dicen algo interesante, o la manera en que se ven, o cualquier esfuerzo que hacen. Cuando estés con otras personas, siempre haz estos reconocimientos de tu pareja (y no hables mal de ella con otros).

Algo muy importante: no salgan de la casa sin despedirse y decirse que se aman.


Busquen tiempo para ser extra cariñosos.

Busca un momento durante el día para dar energía de forma especial a través de darse un abrazo (de mínimo 10 segundos) y un beso. Esto va a apoyarlos a sentirse conectados más profundamente a través de la tarde. También, tocar a tu pareja de manera cariñosa a través de día, mantiene esta conexión energética. Por lo tanto, una mano en el hombro, una caricia a su rostro, jugar con su cabello, un ligero masaje, crea mucha conexión y les recuerda a ambos lo que es amarse.

Dale detalles pequeños.

La próxima vez que vayas de compras, compra pequeños regalos con los que puedes sorprender a tu pareja cuando menos se lo espera. Por ejemplo, puedes escribir una notita con algo que admiras o amas de tu pareja (punto 8) y dejársela en su bolsa o cartera, o en la ropa que va a usar ese día (obvio, ¡que no te sorprenda colocándola!). Puedes poner un chocolate envuelto como regalo debajo de su almohada, o un aromatizante en forma de corazón en su carro.

Pequeños detalles como mantienen tu presencia con tu pareja a través del tiempo y a ti te apoya a siempre estar practicando el arte de amar.

“Crecemos y vivimos en amor, no al encontrar a la persona perfecta, sino al aprender a ver y aceptar perfectamente a una persona imperfecta”.

Alline Powell